Otras energías

La biomasa

Una reserva de energía considerable

La biomasa es toda la materia orgánica vegetal y animal que puede ser utilizada como fuente de energía.
Procesos térmicos (pirólisis, gasificación, combustión directa) o bioquímicos (metanización) trasforman estas materias en electricidad o en calor.
Estos procesos se utilizan cada vez más para valorizar los residuos agrícolas, los residuos de las industrias agroalimentarias, de la silvicultura y también los desechos domésticos.
La biomasa se compone de 3 familias principales: la leña (o biomasa sólida), el biogás y los biocombustibles. Las producciones de electricidad y de energía térmica se pueden combinar, se habla de cogeneración.

Energia hydraulica

Una tecnología perfectamente dominada

Desde mediados del siglo 19, la energía hidráulica ha sido utilizada para producir electricidad mediante la fuerza motriz del agua. Esta fuerza puede provenir de la caída del agua, del caudal de los ríos e incluso de las mareas.

Hay 2 tipos de instalaciones hidroeléctricas:

  • Las centrales de agua fluente donde el caudal del rio circula continuamente en una turbina,
  • las centrales que necesitan presas de embalse para almacenar reservas de agua.

La energía hidroeléctrica es una fuente de energía dominada, que presenta la ventaja de ser rápidamente movilizable para hacer frente a los picos de consumo energético. También es una energía competitiva con su larga vida útil y el coste bajo de las centrales hidroeléctricas.